Las diferencias entre una bicicleta de ruta y una de crono, por Víctor del Corral

Como bien sabréis, existen distintas modalidades dentro del ciclismo. Y por ese motivo existen diferentes tipos de bicicleta en función de la disciplina que practiques: ciclismo en ruta, mountain bike, triatlón de media y larga distancia, ciclocross, descenso, bike trial o bmx, entre otras. La bicicleta es el denominador común, pero todas ellas son realmente distintas.

En esta entrada del blog #SportExplorers de Athlepic os quiero explicar las diferencias entre una bicicleta de ruta (como las que usan los ciclistas en etapas de montaña en Le Tour, por ejemplo) y una bicicleta de crono o triatlón (como las que se utilizan en el Ironman de Hawái).

Lo más destacado a primera vista entre las dos bicicletas es la diferente geometría. El cuadro de una bicicleta de crono en general es más ancho, rígido y pesado, con unas líneas que buscan principalmente la mejora aerodinámica.

En cuanto a los tubos del cuadro, en la bicicleta de crono el tubo superior es más corto y el vertical (el del asiento) está más adelantado sobre el eje de pedalier. Eso afecta directamente a la posición del ciclista, que es más agresiva en la bicicleta de crono al buscar una posición más aero.

El sillín también va más adelantado (para estar más encima del pedalier) en las bicicletas de crono. En las competiciones de la Unión Ciclista Internacional (UCI) el adelanto está limitado, mientras que en las pruebas de triatlón de la franquicia Ironman, por ejemplo, no hay ningún tipo de regulación y el ciclista va situado muy agresivo encima de la bicicleta. Además, este tipo de bicicletas suelen ir carenadas en la rueda trasera para minimizar turbulencias. Eso también ocurre en algunos modelos aero de bicicletas de ruta.

En cuanto a la pipa de dirección, suele ser más baja en las bicicletas de triatlón para conseguir una posición más aerodinámica cuando coloquemos el manillar plano y el acople. Así tenemos más margen para conseguir una posición que genere menos interferencia con el viento.

La frenada en ambas es similar, y más tras la incorporación de los frenos de disco en las bicicletas de carretera. Ambos tipos de bicicleta pueden montar ruedas con o sin perfil, pero son las de crono las que suelen ir equipadas con grandes perfiles para mejorar la aerodinámica. Y además, al tratarse de bicicletas para terrenos generalmente rodadores, presentan unos desarrollos más grandes llegando a montar platos de 58 dientes.

Cuando se trata de subir y bajar, las bicicletas de ruta son mucho más ligeras y manejables, mientras que las bicicletas de triatlón en subida al llevar una posición más adelantada, ser más pesadas y rígidas, son más incómodas.

Mis bicicletas han sido distintas en función de las temporadas y he ido jugando con cada modelo en función de las competiciones que disputaba. La Cannondale Slice RS era más una bicicleta pura de contrarreloj, mientras que la New Slice era un modelo menos agresivo en la posición y más ligero. La de esta temporada, SuperSlice, es una bicicleta otra vez muy rígida y de nuevo más pensada para contrarreloj y rutas llanas.

En Embrunman 2017 competí con la bicicleta de crono, New Slice, pero en los años anteriores había disputado la carrera con la Cannondale Supersix Evo (la de ruta) añadiéndole unos acoples de larga distancia. Este año tengo intención de volver a Embrunman y la idea, a priori, es ir con la bicicleta de ruta aunque no descarto ir con la de crono si veo que subo bien con ella ya que monta frenos de disco y sé que no tendré problemas en las bajadas.